Inversor Novato

Mejora tus conocimientos y crece como inversor

Guía para el inversor

Pagar primero las deudas

Antes siquiera de empezar a invertir, debemos tener claros los pasos a seguir para poder hacerlo con las mayores garantías de éxito. Es por este motivo que lo primero que deberemos hacer será reducir nuestra deuda al mínimo.

¿De qué nos sirve tener una inversión de 1.000€ con una rentabilidad del 4% si tenemos otra deuda que proviene de un préstamo personal por valor de 1.000€ con un tipo de interés del 7%. Si esto fuera así estaríamos ganando 40€ por la inversión pero perdiendo 30€ por el préstamo, lo cual no sería beneficioso para nosotros.

Este es un ejemplo de la deuda pública de España, que podemos extrapolar a la deuda privada, tanto corporativa como de los hogares españoles. Es por este motivo, que ante el aumento progresivo de la deuda en todo el mundo, lo que nosotros deberíamos hacer será disminuir nuestra deuda a 0, y una vez hayamos llegado a este punto seguir avanzando.

No comprar con dinero prestado

Para lograr reducir nuestras deudas al mínimo, lo que deberemos hacer será limitar nuestros gastos, para tener un superávit en nuestra cuenta de pérdidas y ganancias personales. De esta manera, podremos ir poco a poco saldando nuestras deudas.

Por otro lado, deberemos dejar de comprar con dinero prestado, ya que es éste el que hará que nuestras deudas sigan aumentando. Comprando cosas que realmente no son necesarias o básicas pero que nosotros creemos que sí. Deberemos realizar un presupuesto para aferrarnos a él, y de esta forma tener ese superávit incluso después de haber saldado nuestras deudas.

Preparar un fondo de emergencia

Si hemos seguido todos los pasos mencionados hasta ahora mismo, nuestros ingresos habrán sido mayores durante varios meses, y por consiguiente podremos haber saldado todas nuestras deudas. También tendremos un pequeño presupuesto creado por nosotros mismos con la finalidad de reducir o eliminar todos esos gastos innecesarios.

De esta manera, en nuestra situación actual ya tendremos mucho terreno ganado frente al resto de la gente, los que siguen endeudados.

Nuestro siguiente objetivo será el de crear un fondo de emergencia.¿Por qué haremos esto? Porque si por el motivo que sea debemos incurrir en un gasto imprevisto, un gasto que no se encuentra en nuestro presupuesto y no tenemos suficiente efectivo para poder afrontar dicho gasto, deberemos incurrir de nuevo en endeudarnos, tirando a la basura todo nuestro esfuerzo anterior.

La gente normalmente dice que se tenga un fondo con el que seas capaz de afrontar los próximos 6 meses sin la posibilidad de ingresar nada, es decir, que dicho fondo equivalga a tus gastos durante 6 meses, sin tener ningún ingreso durante dicho tiempo, yo la verdad es que insto a tener un fondo incluso mayor, ya que nunca se sabe lo que puede pasar, podemos tener un gasto puntual que sea muy elevado, o que simplemente nos despidan y no encontremos ningún trabajo durante el próximo año.

No mantener el dinero en el banco

Bueno, una vez hecho todo lo anterior, todo el dinero que no esté en el fondo de emergencia y esté en el banco, es dinero que está perdiendo valor. ¿Por qué digo esto? Por la inflación básicamente.

Volviendo al ejemplo de antes, si tenemos 1.000€ en el banco y no estamos haciendo nada con ese dinero, el banco nos dará un 0,5% de rentabilidad (y si llega, tal y como están los tipos de interés en la actualidad) lo que supondrá que al final del año el banco nos habrá dado 5€ por dejarle usar dicho dinero.

Sin embargo la inflación hará que nuestro poder adquisitivo disminuya. Nadie nos advierte de eso, sin embargo está ahí, el impuesto de los pobres. Entonces, estimando una rentabilidad del 2% (la inflación durante los últimos 100 años esta alrededor del 2%-3%) hará que ese exceso de dinero que teníamos de 1.005€ después de que el banco nos diera ese 0,5% de interés se convertirá en 984,9€ sin embargo en nuestra cuenta del banco seguiremos viendo los 1.005€ del principio.

¿Por qué sucede esto? Porque la inflación es simplemente un indicador de lo que aumentan los precios de los bienes que consumimos. Por ejemplo una barra de pan de 50 céntimos, después de un año, pasará a valer 51 céntimos. Esto puede no parecernos mucho, pero ahora pensad en todo lo que compramos a lo largo de un mes, y así durante un año.

Por lo tanto, aunque sigamos teniendo 1.005€ en el banco, el poder adquisitivo de dicho dinero habrá disminuido, y por consiguiente podremos comprar menos cosas con dicho dinero.

El mejor momento para invertir es ahora

Si todavía no hemos invertido nada a lo largo de nuestra vida, ¿a qué esperamos? Lo peor del mundo es tener una única fuente de ingresos, y depender única y exclusivamente de esa fuente de ingresos, ya que podría desaparecer.

Es por este motivo que, si ya hemos eliminado la palabra deuda de nuestro diccionario, y disponemos de un colchón de seguridad suficientemente grande como para poder afrontar el próximo año de nuestras vidas sin tener ningún tipo de ingreso, ¿por qué no nos dedicamos a diversificar nuestros ingresos?

De esta forma, podremos hacer que nuestros ingresos a final de mes aumenten, ya que estaremos trabajando nosotros, pero también el dinero que vamos a invertir. De esta manera, lograremos que nuestros ingresos a final de mes dejen de ser constantes en e tiempo, es decir siempre iguales, y que poco a poco empiecen a ser superiores, de la forma que se muestra en el gráfico siguiente.

Como podemos apreciar, hay una línea recta paralela a la línea del tiempo, estos serían nuestros ingresos si nunca invirtiéramos. Por otro lado tenemos otra línea que podemos apreciar que va creciendo con el tiempo.

Al principio, las dos líneas comienzan en el mismo nivel de ingresos, pero poco a poco una va aumentando, y después de un tiempo aumenta cada vez más rápido; mientras que la otra simplemente no varía según pasa el tiempo. Estas dos líneas serían la representación gráfica de nuestros ingresos, tanto si invirtiéramos (la que crece) como si no lo hiciéramos (la que sigue recta todo el tiempo).

Invertir en la bolsa de valores

Existen muchos activos distintos en los que invertir, sin embargo nosotros nos vamos a centrar en la bolsa de valores, en acciones, debido a su gran facilidad y a que es quizá la forma más conocida por la sociedad para invertir, aunque como ya he dicho, hay más maneras.

Además de esto,también es bueno conocer que la bolsa ha crecido, en promedio, entre un 7% y un 8% anual desde hace 200 años, Como podemos apreciar, se trata de una rentabilidad muy superior a ese 2% o 3% del que hablábamos antes que tiene la inflación, por lo que se trata de una inversión muy apta para empezar.

Además de por esto, comprar una acción actualmente es la cosa más sencilla del mundo. Es tan fácil como abrirse una cuenta en cualquier broker online, ingresar dinero y empezar a operar, y hay acciones de distintos precios, desde menos de 1 céntimo hasta mas de 1.000€, además de permitirnos la posibilidad de poder operar en distintos países, así que como podremos ver, nuestras opciones son muchísimas.

Interés compuesto

Además de todo lo anterior, nos encontramos con el interés compuesto, es decir, la reinversión de los beneficios que nos arrojen las acciones en las que invertimos. Este fenómeno se da en cualquier inversión que realicemos, ya sea en bienes raíces, arte, etc. El problema es que para reinvertir los beneficios de los otros tipos de inversión, deberemos vender nuestro primer activo para poder adquirir otros. Sin embargo, esto no se da en la bolsa, al menos, no todas las veces, como ya veremos más adelante.

Seleccionar tu perfil de inversión

Una vez tenemos todo lo anterior claro, hemos eliminado la deuda, tenemos nuestro colchón de seguridad al 100% y ya tenemos capital ahorrado para invertir, antes de empezar deberemos tener claro qué perfil tendremos como inversor, ya que no será lo mismo comprar acciones de una empresa ya asentada en su sector, como lo es Coca-Cola como podrá ser invertir en Tesla, que se trata de una empresa que está vendiendo el futuro y que a día de hoy no produce ningún tipo de beneficio, por lo tanto será más arriesgado.

Es por este motivo que, si no queremos asumir ningún tipo de riesgo, deberemos invertir en fondos indexados, que son fondos que replican los movimientos de un índice en concreto. Estos fondos podrán repartir también beneficios, por lo que se trata de una inversión bastante segura, para perfiles de inversión con bajo riesgo.

Por otro lado tenemos el caso contrario, podremos invertir en acciones que investigan alta tecnología, y por lo tanto el precio de dichas acciones no será “real” sino que vendrá condicionado por las expectativas de éxito de la gente que se hayan formado entre los inversores.

Rentabilidad por dividendos

De esta manera, podremos invertir nuestro dinero en acciones que repartan dividendos, lo cual nos permitirá aprovechar al máximo el interés compuesto que ya hemos mencionado anteriormente, a partir de una reinversión de los dividendos en nuevas compañías, o en la propia compañía.

Antes de continuar, quería dejar claro que los dividendos son los beneficios que la compañía ha obtenido durante un periodo de tiempo, repartidos de forma igual entre todas las acciones que componen la compañía, es decir que todo el mundo recibirá el mismo dividendo, lo único que hará que unas personas reciban más que otras será la cantidad de acciones que estas posean.

Este dividendo dependerá de la tasa de reparto que tenga la empresa en la que invirtamos, así como los futuros proyectos que ésta tenga para el futuro. También es posible que una empresa no reparta dividendos si durante un periodo de tiempo no ha obtenido beneficios.

Rentabilidad por precio

En el caso opuesto tendremos las compañías que no reparte dividendos, sin embargo ven como el precio de cada acción aumenta y aumenta a medida que avanza el tiempo.

Esto es debido a que las expectativas de los inversores acerca de dicha empresa son buenas, además de que si la empresa no reparte dividendos, los beneficios de dicha empresa serán invertidos por la misma para aumentar la columna de activos o para disminuir los pasivos de la misma, por consiguiente, la empresa pasará a valer más dinero.

Por lo tanto, en estos casos, no podremos reinvertir las ganancias que obtengamos de nuestras inversiones si vender antes nuestras acciones. Por lo tanto, si queremos aumentar nuestros ingresos de manera mensual, deberemos invertir en compañías que repartan dividendos.

Aunque claro ejemplo de lo contrario sería Amazon, cuyas acciones no dejan de subir, y están actualmente en los 1.800$ pese a no haber repartido dividendo nunca, por lo que lo mejor será desarrollar una estrategía clara a la hora de INVERTIR de manera que estemos cómodos con la misma, ya que podremos preferir ese aumento en nuestros flujos de caja a partir de los dividendos, o simplemente ver como el valor de nuestras inversiones aumenta, aunque nonos reporten ningún beneficio hasta el momento de su venta.

Normas básicas a la hora de invertir

Aquí vamos a desarrollar una serie de puntos clave que deberemos tener en cuenta a la hora de invertir, para conseguir la máxima rentabilidad posible de nuestras compras.

  • Comprar barato y vender caro.
  • Evitar las burbujas especulativas, como ocurrió con la crisis de las .com en los años 2000. Se trata de empresas que tenían mucho menos valor que el precio al que dichas empresas cotizaban o que directamente no tenían valor. Estas inversiones debemos evitarlas a toda costa.
  • No poner todos los huevos en la misma cesta. Con esto me refiero a diversificar. En un principio será normal que invirtamos en una única acción, ya que no tendremos suficiente capital para comprar acciones de distintas empresas, pero a medida que pase el tiempo, deberemos diversificar.
  • Bajo precio no significa que algo sea barato, ya que a la hora de invertir tendremos otros indicadores que nos dirán si el precio de una acción es alto o bajo, o si dicha acción está cara o barata. Uno de estos indicadores es el PER de una acción.
  • No vender acciones por pánico. Esto lo considero lo más fundamental. Sé que es difícil no vender una acción cuando vemos que su precio cae, pero es ahí donde todo el mundo pierde dinero. Lo ideal sería comprar cuando el precio es bajo, y vender cuando el precio esta en la cima y vemos que empieza a caer, pero si esto no es posible, es mejor mantener las inversiones, porque si hemos seguido todos los pasos que hemos mencionado hasta ahora, habremos invertido dinero que no necesitamos realmente con la finalidad de crear una segunda fuente de ingresos.

Las acciones son una inversión a largo plazo

Tal y como se puede deducir del punto anterior, las inversiones son siempre para el largo plazo. Tal y como hemos dicho, la bolsa tiene entre un 7% y un 8% de rentabilidad anual, esto quiere decir que un año puedes perder un 5% y el año siguiente ganar un 15%, por esto mismo la lave es la paciencia.

Además, si hemos seguido los pasos de esta guía, habremos invertido dinero que no necesitaremos, por lo que no pasará nada si no disponemos de dicho dinero, por lo tanto, aunque si que nos reporte beneficios con el tiempo, se tratará de dinero que habremos considerado como perdido en el momento de invertirlo.

¿Por qué varían los precios de una acción?

  • Expectativas de crecimiento de la empresa, si una empresa tiene buenas expectativas de crecimiento, su precio será mayor, sin embargo si dichas expectativas decrecen, el precio de las acciones caerá también.
  • Resultados trimestrales. Unos buenos resultados harán que el precio suba, mientras que resultados negativos harán que el precio baje. Para valorar esto, hay analistas que realizan previsiones de los ingresos, beneficios, BPA, etc. Que debería obtener una empresa, y de esta manera valorar su evolución.
  • Cambios de gestión. Dichos cambios dependerán de si el nuevo gestor tiene buen reconocimiento, de como lo hizo el gestor anterior, etc.
  • Cambios en la política de dividendos. Una empresa que aumente la tasa de reparto o que aumente el dividendo por una mejora en los resultados de la misma, se volverá más atractiva para los inversores aumentando de esta manera el precio de las acciones, y lo contrario sucederá en caso de disminuir la tasa de reparto o los dividendos.
  • Productos de la compañía. Una compañía que aumente los productos con los que negocia se volverá más atractiva, debido a que se estimará un mayor beneficio de la misma al introducirse en un nuevo mercado, o simplemente al aumentar su presencia en un mercado en el que ya estaba presente.
  • Compras de otras empresas.
  • Correcciones del mercado. Estas se dan cuando una tendencia, ya sea alcista o bajista, lleva vigente mucho tiempo, lo que hará que el precio de la acción suba (si antes estaba bajando, y viceversa) lo cual hará que podamos aprovechar dichas correcciones. No se trata de un cambio de tendencia, simplemente en un descanso que se toma el mercado.
  • Cambios en los tipos de interés.
  • Cambios en la política. El ejemplo más claro de esto es la empresa ENCE, la cual no podrá disponer de la concesión realizada por e Partido Popular, debido a que el Partido Socialista no se lo permite, y por este motivo el precio de las acciones de la empresa no dejan de caer.

En resumen, podemos ver que el precio de una acción se verá alterado según las noticias que haya alrededor de la misma, y por eso debemos estar muy pendientes a las mismas, ya que aunque no son éstas las que hacen que el precio de las acciones varíen, sí que son el modo que tenemos de enterarnos de los factores de importancia dentro del mercado.

A %d blogueros les gusta esto: