Evolución del IBEX-35 en el último mes. Fuente: investing.com

Después de tres semanas sin actualizar la evolución de nuestra cartera, vamos a comentar un poco los cambios más importantes que ésta ha sufrido. También vamos a aprovechar la situación para comunicar que vamos a cambiar el calendario de publicaciones, y que publicaremos el estado de nuestras inversiones cada 14 días. El primer fin de semana del mes y el tercero, por lo que cada dos semanas tendremos nuevo post con un análisis de las inversiones actuales y las inversiones futuras.

Dicho esto, mensualmente haremos aportaciones de liquidez a la cartera, de forma que podamos hacer un seguimiento del efectivo que tenemos para invertir, en lugar de simplemente añadir las acciones compradas, como ya pasó en el caso de las últimas compras.

La forma de hacer un seguimiento de nuestra liquidez será a partir de una columna al lado de la columna “cartera” y estará valorada de forma porcentual (como el resto de la cartera) dividiendo el efectivo disponible entre el total de la suma de nuestra cartera y dicha liquidez. Esta columna no tendrá ni rentabilidad ni dividendos, ya que al fin y al cabo no se le sacará ningún rendimiento hasta que no invirtamos.

De esta manera, cuando realicemos nuestra siguiente inversión el valor de la columna de liquidez pasaría a ser cercano a 0 y el de nuestra nueva inversión sería el peso que tuviera antes la liquidez.

Es importante destacar que el peso de los activos de nuestra cartera no variará hasta que no invirtamos dicho dinero, sin embargo el peso de la liquidez se mantendrá prácticamente igual en el momento que lo invirtamos, ya que no queremos variar la rentabilidad de nuestra cartera con motivo del no beneficio de nuestra liquidez. Esto se entenderá mejor en el próximo análisis, ya que el cuadro estará actualizado y se podrá ver gráficamente.

Cuadro de la evolución de nuestra cartera. Fuente: elaboración propia

Viendo ahora la evolución real de nuestra cartera, podemos ver que durante las últimas tres semanas hemos ganado un 3,9% frente al 4,6% del IBEX35. Dicha evolución es algo completamente normal, ya que nuestra cartera se compone de valores principalmente defensivos, sin embargo en el IBEX tienen gran peso los bancos, que se han visto muy revalorizados durante este periodo.

Si nos fijamos sin embargo en la revalorización desde que comenzamos a invertir, vemos que el IBEX35 ha perdido algo más del 20%, y sin embargo nuestra cartera está cerca del 7,5% que o está nada mal teniendo en cuenta la situación actual a nivel global. De hecho, la evolución de nuestra cartera, como se puede apreciar en la imagen inferior, ha sido mucho mejor que la del IBEX desde prácticamente su inicio.

Nuestra cartera VS IBEX35. Fuente: elaboración propia.

En las dos imágenes inferiores se puede ver mejor la evolución de las acciones en el último periodo, que estamos actualizando, y a nivel global.

Haciendo ahora un análisis más individual de cada acción, vemos como Iberdrola es la acción que mejor desempeño tiene en nuestra cartera, ya que estaba antes de la gran caída de febrero, y aun así tiene más de un 32% de revalorización.

Por otro lado, tenemos a Hugo Boss y NRZ con buenas evoluciones, principalmente debido a que fueron compradas en buenos momentos. Hugo Boss en su punto más bajo y NRZ después de tocar los 4$ y rebotar. Esto ha conseguido que logremos unas mejores rentabilidades. Como ya dijimos, la finalidad es buscar más o menos los 40€-45€ por acción y vender, para reinvertir en otras empresas que tengan mejores proyecciones. Por otro lado, NRZ es una acción para mantener, debido a los dividendos que venía pagano antes del desplome y a su buena evolución.

Si nos fijamos ahora en Endesa, vemos que está un poco por debajo del -1% pero que, igual que Iberdrola, poco a poco recupera el precio al que fue comprada. Esta acción fue comprada después de una caída de 4€ en el precio de la acción debido al CoVid-19, sin embargo podríamos haberla llegado a comprar incluso a 14€/acción. Además, esta compañía va a repartir 0,775€/acción en concepto de dividendo el próximo día 1 de julio, fecha exdividendo el 29 de junio, lo que a nosotros nos supone una rentabilidad del 2,7%.

Llegando ahora a las financieras, vemos que siguen bastante por debajo de su precio de compra, en el caso de Mapfre no es preocupante, ya que la finalidad de la acción era la de ejercer como “bono” debido a la estabilidad de sus dividendos y el buen estado del balance. El caso de Caixabank es distinto, buscábamos una subida hasta la zona de los 3,5€/acción, incluso podrían haberse dado los 4,2€/acción, pero todo lo contrario, sin embargo y según la evolución de la economía global y el fuerte estado de los balances de los bancos, es una inversión que no nos importa mantener, aunque los dividendos por parte de las entidades bancarias hayan sido prohibidos según el BCE. Destacar que Mapfre repartirá un dividendo de 0,085€/acción el próximo 25 de junio con fecha exdividendo el 22 de junio. Este reparto nos supone una rentabilidad próxima al 3% (de nuestro precio de compra) y una rentabilidad acumulada del 5% (hay que tener en cuenta que en dichas rentabilidades ya ha sido deducidos los impuestos).

Finalmente nos encontramos con Merlin Properties y Abegoa. El primer caso no me preocupa en absoluto, ya que la empresa se ha visto castigada en el plano político y por la situación creada por la pandemia, sin embargo cuenta con inversiones y proyectos de muy buena calidad (Madrid Nuevo Norte), además de una tasa de ocupación de cerca del 95% y un valor contable de las acciones de aproximadamente 14€/acción, por lo que no es una compañía de la que debamos preocuparnos, sino incluso comprar más acciones aprovechando las rebajas.

Otro caso muy distinto es el de Abengoa, la empresa ha contratado un bufete de abogados con el fin de presentarse a concurso de acreedores por falta de liquidez, llevando esta situación casi de manera inevitable a una liquidación de la compañía, algo que realmente no conviene mucho al gobierno actual, pero ninguna compañía facilita liquidez, por lo que probablemente esta acción deje de existir en nuestra cartera si finalmente esto ocurre. La inversión en un principio era arriesgada, pero presentaba la posibilidad de una revalorización hasta los 2€/acción si las cosas salían bien, por lo que valía la pena probar con una pequeña parte de nuestro capital.