Tras más de un mes sin novedades, traemos un nuevo análisis de las acciones de nuestra cartera, que ha sufrido un leve cambio respecto a la última vez que hablamos sobre ella. Para saber más de nuestra cartera haz click aquí.

Dicho cambio es la venta de las acciones de Repsol a 8,354€ obteniendo una rentabilidad de 1,63% sobre el precio al que la compramos, de 8,22€/acción, debido a la falta de confianza en el sector del petróleo en base a la escasez de los movimientos y una desescalada tan lenta, que limita el gasto de combustible. Actualmente las acciones de la compañía están a 8,336€/acción.

Por otro lado, decidimos invertir en New Residential Investment Corp. (NRZ), compañía que cotiza en Estados Unidos, y que compramos a un precio en dólares de 6,18$/acción y cuyo precio actual está en 7,175$/acción, habiéndose realizado ambas operaciones a fecha del 30 de abril.

En la tabla y gráfico superior podemos apreciar las rentabilidades obtenidas entre el 17 de abril y el 29 de mayo, destacando Iberdrola, Endesa y NRZ por la parte positiva, creciendo las tres compañías a una tasa de casi doble dígito, y por la parte negativa encontramos a Mapfre y Abengoa. En el cómputo general podemos apreciar que el Ibex se ha revalorizado un 3,23% mientras que nuestra cartera ha subido un 2,659%. Se trata de una diferencia completamente normal teniendo en cuenta que nuestra cartera está compuesta sobre todo por valores defensivos.

Es por este motivo, que cuando el mercado se desplomó más de un 30% nosotros caímos menos y nos hemos recuperado antes. Además de este, debemos resaltar que el viernes 29 fue una jornada especialmente mala para Hugo Boss, que bajó desde los 27€/acción (casi un 10%), componiendo gran parte de nuestra cartera.

Las principales actividades que estamos viendo a lo largo de estas semanas son las inversiones que están realizando las compañías eléctricas de nuestras carteras, que vuelven a retomar su actividad con la finalidad de seguir creciendo, con contratos a nivel internacional.

Por otro lado tenemos a Abengoa, Mapfre y Caixabank, que van metidas en el mismo “saco” debido a los problemas que está sufriendo Abengoa para refinanciarse con motivo de la crisis actual, y que las otras dos compañías están penalizadas en bolsa básicamente por pertenecer al sector financiero, aunque tengan unos fundamentales sólidos.

Hugo Boss, compañía que vende ropa de lujo, ha visto como su precio caía casi un 10% en la última jornada del mes, para dejarnos en una rentabilidad durante el periodo del -2,52%. Sin embargo nos ha dejado también un dividendo de 0,04€/acción, que aunque es algo pobre (teniendo en cuenta que tenía previsto repartir 2,75€/acción antes de la crisis sanitaria, pero modificó el reparto para no evaporar su liquidez), nos inyecta liquidez a la cartera.

Por último tenemos a Merlín Properties y NRZ, ambas compañías del sector inmobiliario aunque en distintos mercados (español y estadounidense respectivamente). Merlin Properties no ha experimentado casi variación en este periodo, y probablemente siga siendo así hasta que se despeje la incertidumbre en España, pero a medida que las comunidades vayan avanzando en la desescalada, se vaya pasando de fase y los comercios y oficinas vuelvan a abrirse, seguirá siendo así, sin embargo se trata de una compañía con fundamentales muy sólidos. Por últimos tenemos a NRZ, que es un REIT (Real Estate Investment Trust, un fondo de inversión en activos inmobiliarios) que cotizaba a unos 17$ antes de la caída debido al coronavirus, y llegó a tocar los 4$, comprándolo nosotros después del rebote a un precio de 6,22$. El objetivo con este activo es mantenerlo en el tiempo debido a los buenos dividendos que ha repartido siempre, además de todo el potencial de revalorización que aun conserva.