Estas semanas presentan resultados la gran mayoría de compañías que componen la bolsa española, y que nosotros tenemos en cartera. De esta manera, la primera que ha hecho público su desempeño en el último trimestre ha sido Iberdrola, compañía que compone nuestra cartera, de esta forma vamos a analizarlos para ver cómo se ha desempeñado de la actividad de la eléctrica española:

Lo que es noticia en todos los sitios que siguen a la compañía es básicamente el Beneficio Neto Ajustado ha aumentado un 5,3% en comparación con el periodo anterior. Sin embargo, nosotros vamos a realizar un análisis más exhaustivo de la cuenta de resultados y también del balance, para ver de donde salen los incrementos e intentar anticipar donde generará una mayor rentabilidad en el futuro.

De esta forma, si nos vamos a la página 55 de los resultados del primer trimestre, podemos ver que el balance se ha visto incrementado en 2.145 millones de euros por la parte del pasivo y del activo.

En la parte del activo, unos 826 millones de euros se corresponden a inversiones financieras (corrientes y no corrientes), mientras que vemos también un aumento de los deudores comerciales por aproximadamente la misma cantidad. Finalmente, los últimos 667 millones de euros se corresponden mayoritariamente con inversiones no financieras. De esta manera, podemos ver que unos 1.600 millones de euros que ha engrosado el balance, se corresponden con un aumento de liquidez (deudores e inversiones financieras corrientes) que para nada se traducirán en una mayor producción en el futuro. Es por esto que únicamente el aumento de “propiedades, planta y equipo” podrán hacer que que el beneficio futuro de la empresa siga aumentando.

Por otra parte, si veos la parte del balance que corresponde al patrimonio neto y pasivo, vemos que tanto patrimonio neto como pasivo corriente (a corto plazo) han disminuido en un total de 270 millones de euros. Esto quiere decir que el pasivo no corriente se ha incrementado en 2.417 millones de euros. Esto se puede traducir en una mayor rentabilidad para el accionista al haber reducido el patrimonio neto, sin mermar los beneficios de la empresa, pues toda la deuda es a largo plazo.

Por otra parte, si vamos a la cuenta de pérdidas y ganancias, podemos ver que los ingresos se han reducido un 7% sin embargo los aprovisionamientos se han reducido en un 16,1%. Podemos traducir esto en que aunque ingresamos menos, gastamos menos todavía en abastecernos para llevar a cabo la actividad productiva de la empresa. Esta disminución de ingresos podría deberse al coronavirus, ya que la actividad empresarial de todo el mundo se ha congelado, sin embargo, la disminución de los costes de aprovisionamiento es sin duda buena señal de la marcha del negocio.

Esto ha conseguido que el margen bruto en el periodo aumentara en comparación con el año pasado en un 5,1%. Si seguimos bajando en la cuenta de PyG vemos que el EBITDA ha aumentado en un 5,8%, sin embargo el incremento de las amortizaciones (14,6%) debido al agresivo plan de inversiones que está llevando a cabo la compañía ha hecho que el EBIT solo aumentase un 0,8%.

Si nos fijamos ahora en el resultado financiero, vemos que los gastos financieros han aumentado en un 18,5% mientras que los ingresos financieros se incrementaron un 87,7%, lo que supone que el resultado financiero de la compañía se vea reducido en un 40% aproximadamente, debido a que es negativo (mayores gastos financieros que ingresos financieros).

Finalmente tenemos un ingresos por actividades no corrientes que se corresponden con 505 millones de euros(por la venta de su participación en Siemens-Gamesa), que hacen que el BAI aumente casi un 50%. Si embargo un incremento en 124% del impuesto de sociedades pagado hace que el beneficio neto se incremente un 30%.