Estamos ante una situación que nunca habíamos vivido, y por lo tanto, las decisiones que toman los gobiernos, se va realizando sobre la marcha, el ejemplo más claro es la de parar la economía por completo, salvo los servicios básicos, como pueden ser los supermercados.

Es por este motivo, entre otros, que aquellas personas que tengan liquidez disponible ahora mismo, cuentan con grandes oportunidades de inversión. Estas oportunidades se nos presentarán de distintas formas, y en distintos momentos, por supuesto.

El hecho de que actualmente toda la economía española este prácticamente parada, supone que muchas empresas no van a obtener los beneficios que cabría esperar de ellas, por lo que actualmente sus expectativas son más bien pobres a la hora de invertir.

Sin embargo si nos fijamos en empresas de bienes y servicios básicos, tendremos grandes oportunidades de inversión a corto plazo. Ejemplos más claros de ello son empresas como Ebro Food o Viscofan, dedicadas a la alimentación. Otros ejemplos claros, serían las eléctricas, que aunque están dando facilidades a os consumidores confinados en sus casas, no han interrumpido el servicio como le ocurriría por ejemplo a Zara. Los bancs se podría incluir en este grupo, sin embargo consideramos que el sector no será muy beneficiado por las políticas sociales que adopten los gobiernos, ya que habrá que financiar todo ese gasto de alguna manera, sí, pero recordemos que los tipos de interés ahora mismo están casi por debajo del suelo.

Por otro lado, y si miramos algo más a largo plazo, podemos encontrar también oportunidades muy buenas de inversión (siempre que no nos precipitemos). Entre los sectores más castigados, encontramos al turismo, que ya hemos visto las grandes caídas que ha sufrido en bolsa estas últimas semanas. Claro ejemplo de ello son los hoteles, aerolíneas, cruceros; que a corto plazo tienen problemas, y si las medidas de confinamiento se alargan verán su capacidad productiva muy mermada, añadiendo a esto una posible desglobalización (por miedo del consumidor y de los gobiernos) que hará que sus beneficios futuros a corto plazo decrezcan.Por este motivo es muy probable que seamos testigos de gran cantidad de fusiones, absorciones, etc. Por lo que las empresas que sobrevivan, serán muy grandes oportunidades de inversión debido a la fortaleza de éstas.

Por otro lado tenemos al sector inmobiliario, también muy castigado, debido a la supresión de pagos a grandes empresas (de alquiler) que ha decretado el gobierno con la finalidad de proteger a familias con dificultades para pagar su vivienda. Es por este motivo que grupos inmobiliarios como Colonial o Merlin Properties llegaron a caer más del 50% de su valor bursátil antes de la crisis del Coronavirus. Sin embargo, son compañías con un porcentaje de deuda muy bajo en su balance, además de ser un 95% de la deuda a largo plazo, por lo que no se verían perjudicadas dichas empresas (mirando a largo plazo) ya que también cuentan con bastante liquidez actualmente. Incluso podríamos plantearnos la posibilidad de invertir, en lugar de comprar acciones, comprar una pequeña propiedad inmobiliaria, ya que los precios de éstas bajarán gradulmente, a medida que la gente vaya necesitando liquidez, o podrían encontrarse buenas oportunidades de inversión.

Finalmente, otras compañías muy castigadas por la situación actual son aquellas que trabajan con petróleo. La principal causa de esto es la disminución del precio del barril de petróleo debido a una disminución de la demanda de gasolina con el motivo de la disminución de su consumo por parte de grandes empresas y consumidores particulares. Por este motivo, estas empresas están actualmente a un precio de ganga,ya que el mercado da por descontado todo esto, y en cuanto la economía vuelva a reactivarse, veremos grandes subidas de las acciones de estas compañías. Ejemplo más claro de esto es Repsol, que estuvo cerca de los 6€/acción, actualmente está a 8,5€/acción (nosotros compramos a 8€/acción) y su precio objetivo son 15€/acción.

Quería aclarar que esto es un artículo de opinión y no de recomendación de inversión, en el cual narramos los estudios que realizamos nosotros de los distintos mercados de inversión, y que no por ello animamos a la gente a copiar y llevar a cabo nuestros consejos, ya que son, simplemente, opinión.