Recientemente habremos escuchado o leído todos que compremos Bitcoin, que se trata de un activo refugio dicen algunos, que será la nueva moneda ante una debilidad cada vez mayor del dólar dicen otros como Robert Kiyosaki, por lo que vamos a realizar un análisis acerca de la criptomoneda.

Aquí tenemos el gráfico del precio del Bitcoin, con periodicidad semanal. Podemos apreciar una clara tendencia bajista, que viene dibujada por la línea que va desde el precio máximo en diciembre de 2017, toca las velas de la última semana de  junio y primera semana de julio de 2019 (la parte alta de las velas, es decir, el máximo valor que alcanzó el precio en esas dos semanas y no el precio de cierre), y finalmente hace tan solo mes y medio el precio de la criptomoneda volvió a tocar la parte alta del canal bajista.

Después de ver la clara tendencia bajista, tenemos que fijarnos en sus principales soportes y resistencias.  Actualmente el precio del activo es de aproximadamente 6.800$ lo cual hace que su soporte más cercano esté en 3.500$, que vemos que tocó durante septiembre de 2017 antes de la brutal subida que experimentó el precio, y durante la fase de acumulación que tuvo lugar entre noviembre de 2018 y abril de 2019. Por otro lado, a la hora de hablar de resistencias, vemos que tiene bastantes más, y que están más cerca del precio actual (lo cual nos indica que será más probable que el precio baje y no que suba).

Dichas resistencias se encontrarían en los 7.000$ alcanzados en la última semana de marzo de 2018 y durante toda una fase lateral que hubo entre junio y noviembre de ese mismo año (aunque en este caso, quizá el soporte estaría un poco más bajo, pero para poder localizarlo mejor lo pondremos en 7.000$). Otro techo que podríamos localizar, más arriba y de forma algo más tímida, sería el que encontramos en los 10.000$, precio sobre el cual rebotó hacia abajo el  valor en mayo de 2018, y sobre el cual rebotó de nuevo varias veces desde junio de 2019 hasta ahora, los motivos son puramente psicológicos, ya que se trata de un número muy redondo.  Finalmente, la última resistencia que debería romper el valor para considerar un cambio de tendencia (además de la propia línea de tendencia bajista) sería el valor de los 11.500$, precio sobre el cual vemos que rebota hacia abajo a finales de febrero de 2018, y que más tarde en la última semana de junio y primera de julio de 2019 no es capaz de superar al alza.

Además de todo esto, vamos a emplear 2 indicadores propios del análisis técnico con un enfoque más a corto plazo, pero que utilizaremos simplemente para corroborar las tendencias y para poder observar también divergencias.

Como podemos observar en el RSI (el primer gráfico debajo del precio) la acción no se encuentra ni sobre-comprada ni sobre-vendida (cosa que no nos interesa realmente, por el carácter cortoplacista del indicador), sin embargo vemos que los movimientos del RSI se corresponden con los del precio de manera tan calcada (sin divergencias) que podemos considerar como 100% válida la línea del canal bajista que dibujamos al principio del análisis, y que se repite en el RSI de manera casi calcada.

De esta manera, y para concluir, podemos sacar en claro, que aunque muchos inversores apuesten por los criptoactivos (siendo el Bitcoin el rey de éstos), la verdad es que al menos el Bitcoin no deja de perder fuerza lentamente, subiendo únicamente para que los de siempre pierdan dinero, y los grandes inversores puedan deshacer posiciones con beneficios en el corto plazo.

Sin embargo, y sabiendo que el negocio bancario está destinado (o al menos en mi opinión) a extinguirse o a sufrir una gran reestructuración, consideramos las monedas virtuales como necesarias (ya que ayudan a la globalización, además de otros beneficios en lo que al rastreo de operaciones se refiere) por lo que no se extinguirán. Sin embargo no serán una inversión realmente fiable hasta que su volatilidad no se vea disminuida, y la regulación de las monedas virtuales como tal no se vea modificada. Hasta ese momento, en el que el Bitcoin tendrá un valor real, no consideraremos la opción de comprar Bitcoins como inversión, sino como otra forma de apostar, y por lo tanto su precio seguirá bajando.