Cartera actualizada a 03/04/2020

Tras varias semanas sin actualizar la cartera, a lo largo de esta semana hemos tenido distintos movimientos. En vista de los movimientos del mercado, con la bajada del precio del petróleo a 20€/barril y la OPA por el 100% del capital de BME (OPA que no tendrá contra-OPA por parte de Euronext), mi decisión fue deshacer mi posición en BME por completo, con una rentabilidad total cercana al 40% (38,26% sobre el 9,5% de la cartera).

Por otra parte, aprovechamos nuestra gran posición de liquidez para comprar Hugo Boss en el Xetra alemán, a un precio de 22,32€/acción. Los motivos de esta inversión son completamente largoplacistas. Su rentabilidad por dividendo en el precio de compra era del 12,32% (2,75€/acción) y el motivo de que esté tan elevada es que se trata de una acción que, como sabréis, actúa en el sector de la moda de lujo, que será claramente castigada por esta crisis del coronavirus (lo cual quedó claro tras su caída desde 55€ aproximadamente a los 20€ que llego a ver el valor). De esta manera, nuestro objetivo con esta acción es mantenerla en cartera el tiempo suficiente para que el valor se recupere y logre ver de nuevo los precios a los que estaba, y que mientras vaya dándonos un elevado dividendo, con motivo de que su BPA (beneficio Por Acción) era bastante elevado (Payout del 90% aproximadamente). Si bien es cierto, que aunque el próximo trimestre los resultados de la compañía serán más bien bajos, no creemos que el consumo de los productos de lujo vaya a verse muy condicionado por esta crisis, por lo que será algo meramente temporal.

Después, como comentamos antes, vendimos nuestra posición en BME para obtener algo más de liquidez, ya que Six pensaba reestructurar la empresa de forma financiera y no iba a ser tan atractiva, y apostar por la subida de Repsol, muy castigada en estos momentos por el precio del petróleo (a 20$/barril cuando compramos las acciones), pese a que menos del 50% de los beneficios de la compañía proceden de éste directamente. Por este motivo, compramos a 8€ la acción cuando  antes de la crisis estaba en torno a los 14€/acción. De la misma manera que ocurre con Hugo Boss, empresa con un enfoque más a largo plazo, aunque según se vaya reactivando la economía a nivel internacional, debería volver a subir, y con fuerza, ya que actualmente el precio del crudo está en unos niveles que no son rentables para nadie (por lo que subiendo el petróleo, también subiría el precio de nuestras acciones) y deberán subir poco a poco con el tiempo, y en cuanto los principales países dejen de restringir el movimiento de las personas, el consumo de combustible volverá a aumentar, incrementando también los beneficios de la compañía.

Vamos a explicar el caso de CaixaBank y la posición que ocupa dentro de nuestra cartera. Como todos sabemos el sector bancario va a ser sin duda el más castigado, debido a que las políticas sociales de los gobiernos deben financiarse de alguna forma. De esta manera, los dividendos que había previstos han sido suspendidos ante una gran demanda de liquidez por parte de los consumidores, y aunque los Bancos Centrales ya se han ocupado de bajar los tipos de interés y de incrementar la liquidez del mercado para poder afrontar la crisis. Por eso creo que se trata del que probablemente sea el sector más castigado del mercado. Un sector que cada vez está más regulado, con unos beneficios cada vez menores debido a esto y que, aunque pensamos que se trataba de un valor sujeto a un ciclo bastante marcado, hemos visto que no es así (o al menos eso parece de momento con el coronavirus) y por ese motivo en cuanto no haya pérdidas, desharemos la posición que tenemos con la finalidad de poder invertir en otros sectores con más futuro.

Por último hablaremos del resto de la cartera en general, y más en particularmente de Merlín Properties, que ha visto como su valor disminuía drásticamente en bolsa, principalmente debido a las políticas sociales que se han adoptado en España, y es que debido al parón económico, la compañía dejará de ingresar gran parte de lo que recibía en concepto de rentas (95% de ocupación aproximadamente). Por lo que consideramos que es una compañía fuerte financieramente hablando (muy poca deuda para el corto plazo) y que podrá recuperarse sin ningún tipo de problema en el futuro, puede incluso que aumentemos nuestras posiciones en este valor.

Por otro lado, el resto de la cartera no tiene nada que merezca ser comentado. Se trata de compañías bien posicionadas en su sector, con gran liquidez y capacidad para generar flujos de caja (Mapfre sobretodo) y más concretamente en el caso delas compañías eléctricas, con una alta exposición al desarrollo de energías renovables, por lo que su valor solo debería aumentar con el tiempo.