En esta ocasión vamos a realizar un análisis técnico de la criptomoneda Bitcoin, el cual vamos a dividir en cuatro partes. Un análisis en el largo plazo (desde 2017), un análisis en el corto plazo pensado en las posibilidades que nos ofrece el futuro (evolución en 2020). La primera parte de dicho análisis la vamos a fundamentar únicamente en soportes y resistencias, así como en una tendencia clara. Por otro lado, el análisis cortoplacista lo realizaremos a partir de lo anterior, de un canal claramente diferenciable, y por último de la comparación de medias móviles y bandas de Bollinger.

Esta es la gráfica del precio para el Bitcoin desde aproximadamente finales de 2017, donde hizo máximos históricos. Como sabemos (fue muy comentado cuando sucedió) a mediados de 2019 vimos como el precio llegó a los casi 13.000$. En ese precio podemos ver la tendencia bajista que hemos dibujado en el gráfico superior. Más tarde el precio rebotó varias veces (haciendo doble techo) en dicha recta bajista a lo largo del verano pasado, sin lograr rebasarla. Esta parte del análisis es importante ya que actualmente el precio del Bitcoin se aproxima a dicha línea tendencia bajista, por l que deberemos conocer cuáles son los puntos importantes en el largo plazo para saber cómo van a influir en el corto plazo.

Por otro lado, tenemos una resistencia (ya que actualmente se encuentra por encima del precio de nuestra criptomoneda) en los 12.000$, precio bastante psicológico. Se trata de una resistencia importante ya que si nos fijamos en finales de 2017/principios de 2018 realizó un doble techo en este precio, y más adelante, después del doble techo mencionado en la tendencia  bajista, vimos como rebotó también sobre este precio.

Al igual que tenemos una resistencia muy marcada, tenemos un soporte claramente diferenciado, entre los 6.750-7.250, precio en el cual este activo ha estado en varias ocasiones, rebotó a principios de 2018, en abril de 2018, más adelante, el precio estuvo en este rango hasta entrar en una fase de acumulación en torno a los 4.000$ en diciembre de 2018. Y más tarde, durante 2019, el precio del Bitcoin volvió a rebotar considerables veces en ese soporte, por lo que podríamos considerarlo como bastante seguro.

En el gráfico que tenemos encima podemos ver el desarrollo del precio del Bitcoin en el corto plazo (hace menos de un año). Como podemos ver, desde que perforó los 6.750$-7.250$ ha rebotado en varias ocasiones (6) en dicho rango. Por otro lado, tenemos otro soporte actualmente en los 9.250$ en el cual, como podemos ver, ha rebotado en 4 ocasiones distintas llegando a hacer incluso un doble suelo. Actualmente, pese a que el precio bajó de dicho valor, volvió a perforarlo convirtiéndolo de nuevo en soporte, aunque más tarde volveremos para explicar el momento en que nos encontramos ahora.

A todo esto debemos sumarle una resistencia sobre los 11.750$ en la cual realizó una especie de triple techo para rebotar hacia abajo.

Por otro lado, aparte de los soportes y las resistencias que este activo ha presentado a lo largo del tiempo, encontramos un canal alcista desde que entramos en 2020 el cual ha respetado bastante bien, sin salirse de él hasta el día 15 de febrero.

En este punto (15-feb) nos encontramos con que la acción está, en e corto plazo, por debajo del canal alcista que ha ido dibujando desde hace mes y medio. Justo por encima de la resistencia de los 9.250$ sobre la cual parece que rebota tímidamente. El precio se encuentra también muy próximo a la línea de tendencia bajista que dibujamos antes en el gráfico de largo plazo. De esta manera, el precio del Bitcoin está, según el análisis técnico por soportes; resistencia y canales, bastante imprevisible, por ello vamos a recurrir al uso de bandas de Bollinger y medias móviles.

En el análisis de medias móviles, he decidido emplear una media rápida de 50 sesiones (azul), una lenta de 200 sesiones (verde) y otra de 100 sesiones (roja) con la finalidad de intentar explicar comportamientos futuros del activo.

En este caso, vamos a comparar el desarrollo de la media rápida con el desarrollo que tienen las otras dos por separado. Como podemos ver, la MM50 (Media Móvil 50, en azul) se encuentra en por encima de las otras dos medias cuando el precio del Bitcoin se encuentra subiendo. Por otro lado, en el momento que el precio cambia de tendencia alcista a bajista, la MM50 se pone por debajo de las otras dos.

Si vemos el principio del gráfico, la línea azul se encuentra por debajo de las líneas roja y verde. En el momento de cruzarse con la MM100 (roja) se ha producido un cambio de tendencia en el precio y ahora está ascendente. Por otro lado, al cruzarse con la MM200 (verde), al ser la media lenta, entendemos que esta es la confirmación del cambio de tendencia.

De esta manera, supongamos que hubiéramos comprado en el momento de cruzarse la MM50 y la MM200. Habríamos comprado al precio de 5.500$ aproximadamente, si hubiéramos vendido en el punto en el que la MM50 se pone otra vez por debajo de la MM200, habríamos vendido al precio de casi 9.000$ (un 64% de rentabilidad).

Al igual que sucede cuando la MM50 se cruza con las otras dos y se pone por encima lo cual significa que ha habido un cambio de tendencia de bajista a alcista, cuando la MM50 estaba por encima de las otras dos y se pone por debajo, implica que es un cambio de tendencia de alcista a bajista. Y de la misma forma que sucede en las tendencias alcista, cuando la MM50 se pone por debajo de la MM100 nos indica que va siendo hora de vender, y el cruce de la MM50 con la MM200 es la confirmación.

Esto es importante de explicar porque, como podemos apreciar, el 4 de febrero la MM50 se puso por encima de la MM100 y el 19 de febrero la MM50 se puso por encima de la MM200, lo cual es un indicador alcista bastante potente.

Las bandas de Bollinger son la última de las herramientas que vamos a usar, para después realizar una interpretación de todo el análisis que hemos hecho. Las bandas de bollinger son, digamos, un canal por el cual va el precio, y cuando se aproxima mucho a una de las dos bandas, corrige y se va en dirección opuesta. En este caso, nuestras bandas de Bollinger están compuestas por una media de 20 sesiones y las desviaciones estándar son 2. De esta manera, desde que empezó el 2020, podemos ver que el precio siempre ha ido por encima de la media, pero justo ahora se aproxima a la banda de abajo, por lo que la tendencia sería la de corregir y subir. Sin embargo, el uso de las bandas de Bollinger es a muy corto plazo, aunque nos sirve para hacernos una idea de lo que debería ocurrir próximamente.

Llegados a este punto, es hora de dar una conclusión. Como podemos apreciar, según nuestro análisis en el largo plazo, encontramos una resistencia en la tendencia bajista que hemos dibujado, que será muy difícil de perforar, por otro lado el soporte en los 9.250$ sostendrá el precio del Bitcoin. De esta manera, el precio estará oscilando entre ambas líneas durante un tiempo, hasta que finalmente no apoye en el soporte y rompa con fuerza la resistencia hacia arriba. Se cree esto porque las bandas de Bollinger y las medias móviles (así como los cruces entre estas) nos indican que el precio deberá subir próximamente. De esta manera, cuando rompa la línea de tendencia bajista, tendremos el fenómeno del Halving, que no hará otra cosa más que reducir la oferta de Bitcoins en el mercado para la misma demanda, por lo que el precio de los mismos deberá subir, haciendo que se consolide la subida en el precio de la criptomoneda. Por lo tanto, creemos que en los próximos seis meses, el precio del Bitcoin subirá con fuerza, no sin antes dudar entre romper la resistecia (directriz bajista) o el soporte (9.250$).