A la hora de realizar una inversión, lo primero que deberemos saber es de qué manera la realizaremos, inmobiliaria, acciones, negocios, etc. Una vez conozcamos eso, deberemos saber qué tipo de inversión vamos a realizar, si a corto plazo o a largo plazo, si en ganancias de capital o en flujos de efectivo.

Sin embargo, si estáis leyendo este artículo, es porque tenéis claro que buscáis una inversión a largo plazo, en acciones y que nos generen un flujo de capital positivo a lo largo del tiempo, es decir, acciones que repartan dividendos.

Es bastante fácil meterte en cualquier broker online, o ir a tu banco y comprar cualquier acción que reparta dividendos, sin embargo, habrá empresas que serán mejores que otras para realizar este tipo de inversión, ya que no será lo mismo invertir en una empresa textil que en una empresa automovilística, y esto será explicado más adelante.

Es por este motivo que queremos explicaros cuales son los factores clave a tener en cuenta a la hora de estudiar las empresas en las cuales vamos a invertir, y son las siguientes:

  • Rentabilidad por dividendo: quizá es lo más importante a tener en cuenta a la hora de decantarse por una empresa u otra, ya que la mayoría de veces será mejor una empresa que tenga una rentabilidad por dividendos del 15% que una con un 3% de rentabilidad por dividendos, aunque no siempre será así. El cálculo de esta rentabilidad se realiza dividiendo el reparto de los beneficios por acción que realiza una compañía (es decir el dividendo por cada acción) entre el precio de las acciones, quedando una ecuación así: R DIV (%)= ( DIV / P ) x 100
  • Variación porcentual del precio de la acción (volatilidad): la explicación de esto es muy sencilla, de nada nos sirve comprar una acción con un 10% de rentabilidad por dividendos, si vemos que el precio dicha acción ha caído un 20% en el último año, ya que todo lo que estaríamos ganando por los dividendos de la misma, lo estaríamos perdiendo en el precio de la acción, por lo que el resultado neto para nosotros sería negativo.
  • Beneficio Por Acción (BPA): lo cuál podemos explicar también de forma muy simple, si tenemos una empresa que reparte por ejemplo 0,15€/acción, sin embargo su BPA durante este año ha sido de 0,13€/acción, el resultado neto de este proceso para la empresa es negativo, es decir, tiene que repartir 0,02€/acción que no ha ganado. Esto es importante tenerlo en cuenta, ya que hay empresas que recurren a la financiación para alcanzar determinada rentabilidad por dividendos para ser atractivas a ojos de los inversores, o que reparten parte de su patrimonio neto a partir de la venta de activos, con la finalidad de lograr este objetivo, con lo cual estaríamos ante una empresa incapaz de mantener un dividendo sano, lo cual, poco a poco, acabaría destruyendo dicha empresa. Por lo que el BPA deberá ser siempre superior al dividendo repartido.
  • Dividendos sostenibles: este concepto es importante, hace referencia a la capacidad de una empresa de mantener el dividendo que reparte en el tiempo, esto será síntoma de una empresa sana, con capacidad de generar beneficios, ya que podremos encontrar empresas con un gran resultado un año, que hará que su reparto de dividendos sea mayor dicho año, pero vuelva a ser el mismo que el de años anteriores en el futuro.
  • Dividendos crecientes: esta idea, que va muy ligada a la anterior, hace referencia a la capacidad de una empresa de generar cada vez unos beneficios mayores que los del año anterior, lo que supone un incremento del valor de la acción ligado a un aumento de los dividendos repartidos.
  • Tasa de reparto: esto hace referencia a la cantidad de los beneficios que una empresa destina a repartir entre los accionistas. Una tasa de reparto muy elevada hará que la capacidad de una empresa para invertir en I+D sea mucho más reducida que la de una empresa con una baja tasa de reparto. Sin embargo, una baja tasa de reparto se traduce en una rentabilidad por dividendos menor, que hará que dicho valor sea menos atractivo para los inversores.
  • Sector de la empresa: es importante tener en cuenta el sector en el que opera la empresa, ya que nos servirá para comparar todos los datos anteriores con los de la competencia. Además de por este motivo, es también importante a la hora de seleccionar una compañía, ya que las previsiones para una empresa que trabaje con el petróleo no serán igual de buenas que las de una empresa que trabaje en el sector de las energías renovables.

Estos son los aspectos clave en los cuales deberemos basar nuestras decisiones de inversión cuando se trate de comprar acciones con la finalidad de cobrar sus dividendos a lo largo del tiempo, sin embargo, es cierto que cada empresa es única, y todas pueden tener malos trimestres o malos años, por lo que deberemos fijarnos en otros factores, además de en los mencionados.

¿Qué otros aspectos crees que son importantes a la hora de invertir en compañías que repartan dividendos?