A la hora de invertir, podemos hacerlo de muchas maneras (link del post de los 7 activos) sin embargo, será una tontería invertir si no vamos a ganar dinero, o nuestro objetivo no es ese, ya que al final siempre habrá inversiones que no salgan como esperamos. Sin embargo, si tenemos un plan bien definido de inversión, es más probable que obtengamos beneficios de nuestras inversiones.

Pero antes de comparar una inversión con el fin de obtener una ganancia de capital con una inversión cuyo objetivo es generarnos flujos de caja constantes, deberemos saber cuál es la diferencia entre éstas.

Ganancia de capital es aquella que se da cuando vendemos un activo a un precio más alto del que lo compramos, por lo que la rentabilidad vendrá de la diferencia entre el precio de compra y el de venta (Precio final – Precio inicial)/Precio Inicial.

Por otro lado, invertir en flujo de capital es comprar un activo con la finalidad de mantenerlo durante mucho tiempo, y que dicho activo nos vaya dando de forma periódica dinero. En este caso la rentabilidad vendría dada por el beneficio de la inversión entre el precio al que adquirimos el activo (Beneficio/Precio Inicial).

Bien, ahora que ya sabemos cuál es la principal diferencia entre unos y otros, veremos qué inversión es mejor.

La principal ventaja de las inversiones en ganancia de capital, a diferencia de las inversiones en flujo de efectivo, es que son inversiones a corto plazo, ya que querremos vender el activo más caro de lo que lo compramos, y cuanto más rápido movamos el dinero, más activos podremos comprar y por consiguiente mayor será nuestro beneficio.

Ahora la principal ventaja de lo que son las inversiones en flujo de efectivo es, como su propio nombre indica, el ingreso pasivo que está inversión genera. Esto significa que nos estarían pagando por no hacer nada, siempre y cuando que los flujos de efectivo superen la deuda que pudiéramos haber adquirido. Otra de las ventajas tan importantes que tiene, son los beneficios fiscales de dicha inversión, ya que el tipo de gravamen que se le aplica es inferior al de las ganancias de capital. Por último, una de las grande ventajas de invertir en flujo de capital es, que aunque hayamos comprado un activo con el fin de mantenerlo en el tiempo y que nos genere beneficios constantes, el activo que hayamos comprado estará revalorizándose al mismo tiempo, por lo que estaríamos obteniendo una doble rentabilidad.
Veamos unos ejemplos ahora:

-Invertir en oro es invertir en una ganancia de capital, ya que lo que esperamos es vender más caro de lo que compramos el oro, y la rentabilidad de esta inversión vendrá dada por la ecuación (Precio Final-Precio Inicial)/Precio Inicial.

-Invertir en acciones con el fin de mantenerlas en el tiempo es invertir en flujo de efectivo, ya que lo que esperamos de esta inversión es que nos vaya pagando dividendos de forma periódica, y la rentabilidad de esta inversión vendría dada por la ecuación (Precio Inicial+Ingresos Generados-Precio Inicial)/Precio Inicial.

-Supongamos ahora que el activo no se revalorizase, por ejemplo unas acciones que reparten dividendos, pero su precio fuera siempre el mismo, la rentabilidad de la acción sería Ingresos/Precio Inicial ya que al ser el precio de compra igual al precio actual, se restaría el uno al otro en la parte del numerador.

-Supongamos, por último, que compramos una casa con la finalidad de alquilarla en este caso, la rentabilidad que obtendríamos vendría dada de restar al alquiler los gastos del la hipoteca, seguros, etc. Por lo que la rentabilidad vendría dada por (ingresos-gastos) /Precio Inicial.