Existen distintos tipos de inversores. Es por esto que debemos conocerlos a todos, así como saber en qué categoría nos encontramos nosotros mismos, para de esta forma poder mejorar en nuestras inversiones personales.

El primer tipo de inversor que encontramos, es el deudor. No genera ningún tipo de bienes pasivos, únicamente genera deuda tóxica. Este tipo de personas se caracteriza por tener siempre el último teléfono móvil, o estar a la moda por ejemplo. Atribuyen todos sus problemas a su sueldo y consideran que si éste aumentase estos desaparecerían, aunque lo cierto es que a mayor sueldo, más gastan, y en caso de no poder comprar las cosas que desean con su sueldo, no dudan en incurrir en deuda tóxica, como tarjetas de crédito o préstamos personales, con unos intereses altísimos. El principal problema de estos inversores es que carecen de educación financiera y tampoco tienen interés en formarse.

Después de los deudores, nos encontramos con los ahorradores, que se caracterizan por ser justo lo opuesto al grupo anterior. Son personas que, aunque ahorran todo lo que pueden y más. El único problema es que dichos ahorros van destinados al gasto y no a la inversión, debido a que tampoco tienen ningún tipo de educación financiera.

Cabe resaltar que en épocas de crisis, estos dos tipos de inversores se verán fuertemente afectados por esta, aunque son mucho más susceptibles los deudores que los ahorradores, ya que estos últimos por lo menos ahorra, y no son gastadores compulsivos.

Inversor “inteligente”, por llamarlo de alguna manera, es aquel que va de entendido, pero que en realidad tiene menos idea que yo de aeronáutica. Es una persona que da consejos a todo el mundo, pero que nunca pone en juego su dinero, o en caso de hacerlo, es una persona que igual que le ha dado por la bolsa o los bienes raíces, podría haberle dado por las apuestas deportivas o por el casino. Normalmente da consejos que podríamos catalogar de pesimistas, y siempre se unen a las tendencias tarde, cuando están a punto de acabar, por lo que sus beneficios son casi inexistentes. A diferencia de los dos anteriores grupos, en este caso sí que hay educación financiera, pero en ningún caso es tan buena como ellos se piensan, llegando incluso a haber aprendido cosas erróneas, por lo que las acciones que llevan a cabo están en la mayoría de casos equivocadas.

Llegados a este punto me gustaría aclarar que, aunque lo mencionado hasta ahora no son perfiles de inversores, son perfiles que encontramos en la sociedad y que participan en la economía, por lo que deberían ser tenidos en cuenta. A partir de ahora serán mencionados los grupos que realmente pueden ser considerados como inversores.

El siguiente grupo de inversores, los que actúan a largo plazo, son aquellos que tira una bola de nieve pequeña desde lo alto de una montaña nevada y esperan a que la bola siga haciéndose más grande. Son aquellos inversores que compran cuando la bolsa está barata, a partir de un análisis fundamental de las empresas, y espera a que el precio de la acción aumente, ya que el valor de la compañía es elevado. Este tipo de inversores no solo gana dinero cuando la bolsa esta alcista, sino que también sacan rendimientos positivos cuando la bolsa cae por esto que acabo de explicar. Dentro de este grupo podemos mencionar al conocido Warren Buffett.

Encontramos también dentro de este mundo a los inversores sofisticados. Su educación financiera es elevada, y se caracterizan por ganar dinero siempre, ya suba o baje la bolsa, debido a que suelen apostar contra las masas de gente. De esta manera, cuando el mercado baja, en vez de simplemente vender las acciones que tenían, venden más en corto, y cuando tienen un buen precio las compran.

Finalmente tenemos al inversor por excelencia. El capitalista, que no es una persona que busca solo el beneficio propio a partir de las inversiones, sino que también busca aportar valor a la sociedad creando empresas para de esta forma satisfacer las necesidades de los otros grupos de inversores. Normalmente crean las empresas en el “peor momento” según el resto de personas, y es por esto mismo que dichas compañías prosperan.

Y tú, ¿qué tipo de inversor te consideras?