Muchas son las opiniones acerca del 2019, algunos dicen que se avecina una crisis bastante grande, otros que no, algunos opinan que la crisis será para el 2020 y que este año será un año de respiros en la bolsa, y otros indican que este año solamente será una continuación de una crisis iniciada a lo largo de 2018.

Nosotros no vamos a entrar en el debate de si habrá o no crisis, o sobre cuando empezará, pero sí que vamos a intentar dar las claves o pistas que hay que tener en cuenta para realizar las mejores inversiones para este 2019.

La frase estrella es sin duda “hay que tener liquidez”. Esto es así por varios motivos, el primero de ellos es sin duda debido a la posibilidad de una caída de la bolsa, como tantos auguran. De esta forma, al no estar invertidos la posibilidad de ver reducido nuestro capital es prácticamente nula. Pero además de esto, si tenemos en cuenta que estas bajadas son más que probables, existe la posibilidad de aprovecharlo, comprando dichos activos. Pongamos el ejemplo de DIA, todos sabemos que hace un año estaba a aproximadamente 4 euros la acción y actualmente esta a 0,5 y todo ello tras la refinanciación que van a tener de su deuda, y tras el anuncio de la ampliación de capital por 600 millones de euros (antes de eso estaba a 0,35 aprox.) por lo que, viendo la evolución que tiene la empresa en los próximos días o próximas semanas, podríamos considerar que si va para arriba, es una buena opción de inversión.

También hemos de tener en cuenta, que durante las navidades, la bolsa sufre un pequeño aumento  debido a que hay más dinero (pagas extras) y también la necesidad de obtener buenos resultados por parte de las empresas (que tratan de maquillar si es necesario los resultados del año). Es por este motivo que no debemos dejarnos engañar si vemos que los índices y las acciones han tenido un rebote al alza de sus valores, y debemos también ver como evoluciona el mercado.

Otro factor importante a conocer es el valor del PMI manufacturero chino, asi como el de EEUU, ya que se trata de los dos motores principales de la economía actualmente, por lo que siendo la previsión del chino del 50 y del estadounidense del 58 aproximadamente, si los datos reales fueran menores, sería un claro indicador de ralentización económica.

Hemos de tener en cuenta también la política tanto a nivel nacional, como a nivel internacional, con la política monetaria que podría adoptar EEUU, los problemas con Italia, el Brexit y también la política española, pues son factores fundamentales y que van a afectar de forma directa a la bolsa.

A todo esto debemos añadirle el IPC en Europa, ya que en caso de ser demasiado elevado el aumento de éste podría haber problemas, así como estar pendientes de la posible subida de tipos por parte de la FED, aunque Trump ya ha pedido que no se suban. Dicha subida de tipos no vendría para nada bien a la bolsa, ya que la renta fija daría una mayor rentabilidad (deuda publica) lo cual haría que los inversores de la renta variable exigieran una mayor rentabilidad por parte de las empresas (en forma de dividendos) y por consiguiente, una menor posibilidad de financiación por parte de estas empresas, por lo que no podrían cumplir con las exigencias de los inversores, lo que culminaría con venta de acciones y compra de deuda por parte de estos.

Finalmente y tras este pequeño resumen de la actualidad, consideramos que las mejores inversiones podrían ser en empresas de consumo, así como aseguradoras y sobretodo en entidades financieras, por este último apunte. La empresas más recomendadas según el periódico La Vanguardia Repsol, Iberdrola, Ferrovial, Telefónica y otras empresas tecnológicas o Start-Ups.

Dicha inversión en entidades financieras es debida a la posibilidad de una subida de tipos de interés, lo que haría a los bancos beneficiarse de esto aumentando también el interés al que conceden los préstamos y por consiguiente con el aumento de sus beneficios.

También podría ser recomendable la inversión en el extranjero, en países como Brasil, México o India, siendo siempre conscientes del nivel de riesgo de dichas inversiones, y también teniendo en cuenta los ciclos políticos de dichos países.