“Los activos financieros son títulos o anotaciones contables que otorgan en el comprador derecho a recibir un ingreso futuro procedente del vendedor” según afirma la entidad financiera BBVA. Dichos activos son principalmente de renta fija (acciones) y renta variable (letras del tesoro), y las principales características que tienen son:

  • Liquidez: que es la facilidad que tienen dichos activos para ser convertidos en dinero.
  • Rentabilidad: que se refiere a la posible ganancia de un activo, por lo que a mayor rentabilidad, mayor ganancia.
  • Riesgo: indica las variaciones que tiene el valor real de un activo respecto a su valor esperado. Pese a lo que se cree, el riesgo no es algo únicamente negativo, ya que se caracteriza por tener una simetría. (Esto será explicado en futuros artículos)

Una vez explicado de forma muy general qué es un activo, vamos a introducir ahora el concepto de cartera de activos, que no es otra cosa que un conjunto de activos financieros gestionados por una misma persona, que es normalmente su poseedora.

De esta manera, una cartera tiene las mismas características que tienen los activos que la componen. Aunque es importante que a la hora de seleccionar los activos de una cartera, elijamos siempre aquellos que sean más líquidos. De esta manera, la rentabilidad está ponderada al peso específico de cada activo, y el riesgo se calcula a partir de otra forma que será explicada también en otros artículos.

Nos vamos a centrar en la renta variable, y algo importante que debemos conocer acerca de ella, es que tienen dos tipos posibles de rentabilidad:

  1. A partir de dividendos: de forma periódica, las empresas entregan a sus inversores parte de los beneficios, siendo esta una manera de corresponder la confianza depositada en la empresa. De esta forma llegamos a la ecuación R(rentabilidad)=DIV(dividendo)/Pº(precio) llegando de esta forma al valor porcentual del beneficio que cada acción tiene sobre su propio precio.
  2. Rentabilidad por ganancias: esta rentabilidad hace referencia a la diferencia que hay en el precio de una acción por ejemplo en dos momentos de tiempo distintos, llegando a esta ecuación R=P¹(Precio en el momento 1)/Pº