El Networking es el proceso de crear una red de contactos, normalmente empleado en el ámbito empresarial o de emprendedores. La finalidad de esta práctica es el aumento de la posibilidad de generar oportunidades de negocio o laborales.

Lo cierto es que el Networking es un arte, ya que conseguir nuevos contactos es más complicado de lo que parece, y es un proceso en el que no hay que perseguir los objetivos personales, sino ayudar a las demás personas a conseguir los suyos propios.

Pero antes de conseguir contactos con personas, hay que encontrarlas y lo cierto es que la mejor forma de conseguirlo es yendo a conferencias que tengan que ver con tu campo. De esta forma encuentras a gente con los mismos intereses que tú, que tenga relación con tu campo. Vamos, que hay que saber de qué personas rodearse.

Una cosa que ha de quedar clara antes de nada, es que las relaciones han de construirse con el tiempo, no cuando nos hagan falta, porque sino será puro interés, y a esas relaciones hay que aportar tanto como nos sea posible, sin esperar absolutamente nada a cambio. Una de las leyes fundamentales en las relaciones entre personas es la Ley de la Reciprocidad, que resumida nos viene a decir que las personas se corresponden unas a otras. Por ese motivo, debemos siempre dar, dar y volver a dar, sin llevar la cuenta de cuanto damos, ya que es solo cuestión de tiempo que recibamos sin pedir nada a cambio. Todo de forma desinteresada.

También hay que tener claro a que personas queremos conocer a la hora de ir a una conferencia, una fiesta, etc. ya que si sabemos quienes van, tendremos “ciertos” objetivos marcados, además, podremos investigar a dichas personas antes de ir, con el fin de abordar temas que le sean de interés a esa persona y lograr un mayor agrado.

Quiero dejar claro que esto no ha de confundirse con ser un “pelota”, ya que a la larga, esa actitud no nos beneficiaría, a lo que me refiero, es que esos temas que hay que abordar, son los temas de interés común para ambas personas, de esta forma conseguiremos hablar con esos nuevos conocidos con pasión, algo que nos hace prestar más atención y tenerle mayor estima a una persona. El ejemplo más claro que se me ocurre es el de dos personas, el típico profesor que llega al aula, suelta su charla y se va; y el del profesor que llega y cuenta todo con gran pasión, tratando de involucrar a todo el mundo.

Otro consejo es conseguir un “super-conector”. Este término hace referencia a aquellas personas que tienen muchas, muchísimas relaciones personales, como podría ser un periodista, y conseguir incluirle en nuestra red de Networking, con el fin de poder llegar a un mayor número de personas si fuera necesario. Otra gran forma de expandir nuestra red de contactos es juntar la nuestra con la de algún amigo, con el fin de mezclar ambos círculos sociales.

Pero tan importante es hacer contactos como mantenerlos, es por ello que hay que estar siempre en contacto con esas personas. No digo hablando todos los días, pero sí hablando cada poco tiempo, para saber como se encuentran y qué es de sus vidas, por si podemos echarles un cable con algo.

Ten siempre claro que las personas que más pueden aportarnos son aquellas con las que no tenemos gran relación, ya que aquellas que están en nuestros círculos más cercanos son aquellas de las que ya sabemos todo, por consiguiente no van a poder contarnos nada que no sepamos ya, es por esto que no hay que descuidar ninguna relación, y que siempre hay que tratar de expandir nuestro círculo para poder llegar a más gente.

Los dos últimos consejos para ampliar una red de contactos de forma satisfactoria es volverse indispensable para el triunfo de las personas, en lugar de pasar por encima de ellas. De esta forma siempre seremos tenidos en cuenta. Siendo una persona de contenidos lograremos el respeto de la gente así como mayor visibilidad en nuestro campo, dándonos a conocer cada vez a más gente.

Y recuerda siempre, que la regla más importante de todas es sonreír pase lo que pase.